Si quieres bajar de peso, la dieta no es lo único que debes contemplar. Es la actividad física lo más importante al momento de moldear nuestro cuerpo.

La dieta no solo nos ayudará a perder peso sino nos ayudará con nuestro desempeño físico.

Imagen cortesía de la página web enduranceplanet

Dependiendo cual sea nuestra actividad física y el grado de intensidad de esta, nuestra dieta tendrá que ser acorde a nuestras necesidades. La ingesta correcta de calorías y nutrientes necesarios es primordial. No es lo mismo hacer una dieta de 1500 calorías para bajar de peso cuando vas al gym cada día. En efecto debe haber una baja ingesta de calorías, pero si no tienes suficiente energía no podrás ejercitarte. Y de hacerlo, podría resultar muy contraproducente; peligroso inclusive.

Unas vez se estime cuanto necesitas para poder desempeñarte en tu actividad física complementaria a tu dieta, es necesario hacer un plan de cuanta comida debes consumir y a qué horas. Los horarios y cantidades son tan importantes como los nutrientes y calorías.

Las horas y porciones son tan esenciales como el ejercicio y la dieta en sí

Llevar un horario para comer es lo mejor que se puede hacer. Su planificación es sencilla, pero difícil de respetar.  Por lo que debemos obligarnos a preparar la comida, meriendas e incluso la cena con un día de anticipación.

Comer en la calle nos permite llevar nuestros nuevos y saludables hábitos alimenticios a cabalidad. Así que es mejor preparar todo en casa, bien sea el día anterior o durante el fin de semana.

Mientras más comidas hagas, más pequeñas deben ser tus porciones. Todo depende de muchos factores, lo mejor es no pasar hambre.

Imagen vía Google Play

Mientras más comidas tengamos, mejor serán los resultados a mediano y largo plazo.  Por lo que si eres una persona con muchas cosas que hacer al día, lo más recomendable es programar alarmas en el móvil. De esta manera no te saltarás ninguna comida.

Por último, recuerda hacer tus comidas dos horas del ejercicio, así no te sentirás con nauseas.